Atención

Si deja sus datos, podrá recibir en su correo un newsletter quincenal con más noticias de luminotecnia específicas y relevantes.
Además, podrán solicitar temas

domingo, 14 de julio de 2019

Posición de la CIE respecto a los riesgos de la luz azul

Fuente: CIE

April, 2019

Ha habido numerosas publicaciones en los medios de comunicación acerca de los riesgos para la salud de las personas como consecuencia de la exposición a la luz emitida por fuentes tales como los diodos emisores de luz, (LED’s), y que se refieren al término “blue light hazard” (BLH), riesgos de la luz azul. Ha sido utilizado para representar el riesgo de daño ocular real y su influencia en el bienestar general.

El término “blue light hazard” debería utilizarse solo cuando se considera el riesgo fotoquímico para los tejidos retinianos del ojo (técnicamente referido como “fotomaculoterapia”), generalmente asociados con miradas directas a fuentes brillantes como son el sol o los arcos fotovoltaicos. La palabra “azul” se incluye en la definición porque el riesgo de daño fotoquímico es dependiente de la longitud de onda, teniendo el máximo en el rango azul del espectro de la radiación óptica, entre 435 nm y 440 nm. La “International Commission on Non-lonizing Radiation Protection, (ICNIRP), ha publicado la “blue light hazard function” (función de riesgo de la luz azul), una función de peso dependiente de la longitud de onda, y una guía para los límites de exposición [1]. La CIE ha estandarizado esta función en la CIE S 009:2002 “Photobiological safety of lamps and lamp systems” (Seguridad fotobiológica de lámparas y sistemas de lámparas), actualmente publicada como IEC/CIE 62471:2006 [2]. No hay evidencia de ningún efecto adverso en la salud en seres humanos producido por exposición ocasional a la radiación óptica en los límites de exposición citados.

Las lámparas, incluidos los LEDs, emiten luz blanca, la cual incluye normalmente una proporción de luz a longitudes de onda que son relevantes para el problema de BLH. Las lámparas “frías”, o a las que se les atribuye una alta temperatura de color, tienen una proporción de luz azul mayor que las lámparas “cálidas” o de baja temperatura de color. De hecho el límite de la proporción de luz azul peligrosa de las lámparas incandescentes y lámparas LED utilizadas para la iluminación general, son similares para temperaturas de color también similares. Estudios experimentales han mostrado que los límites del peligro a la exposición de riesgo de la luz azul no se sobrepasan en condiciones razonables de utilización. Además los niveles de exposición son, a menudo, menores que los experimentados mirando al cielo azul.

También es importante considerar las exposiciones oculares reales en la práctica [3]. Se han publicado una serie de estudios, con una amplia cobertura en los medios de comunicación, que afirman observar efectos adversos provenientes de las fuentes de luz blanca. La mayoría de estos estudios se realizan en condiciones inusuales que incluyen:
• exposición prolongada
• LEDs de temperatura de color alta (p.e. un componente azul muy elevado)
• exposiciones significativamente mayores que las expresadas como límites en el ICNIRP
• fijación de las fuentes de luz
• la utilización de modelos de animales nocturnos o de células humanas in vitro.
Es fundamental indicar que una fuente de luz blanca que emita luz azul a niveles suficientes para acercarse al límite del peligro de exposición a la luz azul debe ser extremadamente brillante, produciendo también deslumbramiento, y que tales fuentes no suelen estar en
ambientes habituales. También, que la iluminación con una muy alta temperatura de color se percibe por la mayoría de las personas como desagradable e incómoda, especialmente en la iluminación doméstica. Se sabe que durante una situación de iluminación normal experimentamos exposiciones transitorias a altos niveles de luz, y podemos tener muchas de esas exposiciones por día. Sin embargo, la acumulación de estas exposiciones durante el día no supondrá exceder los límites aceptables de exposición.

La CIE considera que el BLH no es importante para las fuentes de luz blanca utilizadas en el alumbrado general, incluso para aquellas que están enriquecidas en el espectro azul; sin embargo, se aconseja precaución para las posibles circunstancias que puedan ocurrir durante muchos días, si la exposición continua a la radiación óptica se aproxima al límite de exposición del BLH. De hecho, ese nivel de exposición debe evitarse. Tal exposición es poco probable para fuentes de luz blanca, pero puede ser posible con fuentes que emitan principalmente luz azul.

También se debe tener en cuenta que la utilización de fuentes que emiten principalmente luz azul es una causa de preocupación para la exposición a los ojos de los niños. Incluso si no se excede el límite de BLH, tales fuentes pueden ser demasiado brillantes para los jóvenes. Por esta razón, no se recomienda la utilización de lámparas indicadoras o de señalización azules para juguetes y otros dispositivos que puedan ser vistos por niños. Cuando se utilicen fuentes de luz azul en dichos productos, el límite de exposición de la luz azul debe reducirse por un factor de 10. Esto es incluso más importante en fuentes de luz que emiten radiación violeta o violeta extremo.
Ha habido propuestas de que la luz azul puede estar relacionada con el riesgo de degeneración macular asociada con la edad. Estas afirmaciones son generalmente especulativas y no están respaldadas por la literatura de referencia.

El término “blue light hazard” no se debe utilizar cuando se hace referencia a la interrupción del ritmo circadiano o al trastorno del sueño. Sin embargo, la CIE reconoce que hay una preocupación pública por las influencias no visuales de la luz azul en la salud de las personas, y ha emitido una declaración de posicionamiento sobre este tema [4]. Se publicará una actualización al respecto a su debido tiempo teniendo en cuenta, por ejemplo, la CIE S 026:2018 [5].

Referencias
[1] ICNIRP Guidelines on Limits of exposure to incoherent visible and infrared radiation. Health Physics. 105(1):74‐96; 2013 (available from www.icnirp.org).
[2] IEC 62471:2006/CIE S 009:2002 Photobiological safety of lamps and lamp systems (bilingual edition) / Sécurité photobiologique des lampes et des appareils utilisant des lampes.
[3] Sliney, D H, Bergman, R and O’Hagan, J. Photobiological Risk Classification of Lamps and Lamp Systems—History and Rationale. LEUKOS, 12:4, 213-234, 2016, DOI: 10.1080/15502724.2016.1145551.
[4] CIE Position Statement on Non-Visual Effects of Light – Recommending Proper Light at the Proper Time, June 28, 2015.
[5] CIE S 026/E:2018 CIE System for Metrology of Optical Radiation for ipRGC-Influenced Responses to Light.


martes, 2 de julio de 2019

¿Y dónde quedó el OLED?

Fuente: https://www.iluminet.com/y-donde-quedo-el-oled/

Hace ya varios años la tecnología OLED se perfilaba como una opción frente a otros sistemas de iluminación existentes, sin embargo, debido a sus altos costos de producción y a sus bajos niveles de eficiencia en comparación con el LED, terminó por considerarse solo como un “quizás” para la industria de la luz.

Hay que recordar que el desarrollo de esta tecnología tiene más de 45 años, cuando se demostró por primera vez la electroluminiscencia de pequeñas moléculas a partir de materiales orgánicos. Pero no sería hasta la década de los 90 con el denominado SOLED que permitió una mejora significativa (pero quizás no suficiente) para mejorar la emisión de la luz, eficiencia y el tiempo de vida del dispositivo, que en cambio si permitieron su ingreso en la manufactura a gran escala de pantallas para televisores y otros dispositivos electrónicos.

 Las investigaciones sobre sus capacidades para el sector de iluminación no se detuvieron, ya que hace unos meses, el Departamento de Energía de los Estados Unidos presentó un informe sobre los avances en cuanto a su eficiencia y sus niveles de degradación lumínica.

Paneles de distintos fabricantes fueron sometidos a temperaturas ambiente ligeramente elevadas de 35 Cº o 45 Cº, con una duración de prueba de hasta 7000 horas. Resaltando el rendimiento de los nuevos paneles Brite 3 de OLEDWorks, mismos que pusieron a prueba en temperaturas de 90 Cº y a 90% de humedad, para después exponerlos a ciclos de potencia. Lo que dio como resultado en todas las pruebas una duración de 1500 horas, manteniendo un flujo superior al 92% (incluso con la exposición en un entorno operativo difícil) Lo que finalmente demostró que la marca OLEDWorks ha ido mejorado su tecnología de encapsulación ya que tampoco hubo gran cambio en la cromaticidad después de estas 1500 horas.

Sus resultados demostraron que el rendimiento y la confiabilidad de los productos OLED continúa mejorando. Sin embargo, todavía existen algunos elementos que deben trabajar, como lograr una mejora adicional en la eficacia luminosa y abordar la necesidad de una vida útil más longeva (la cual aun dista de la del LED).


¿Por qué el interés en el OLED para la iluminación?

Se debe entender al OLED no como un sucesor del LED, sino como una alternativa para aplicaciones específicas (al menos por ahora), ya que una diferencia básica entre ambos sistemas es que el LED al ser un componente no orgánico puede considerarse como una fuente puntual de luz mientras que el OLED es una superficie emisora.

Otra característica que los distingue son sus capas orgánicas más delgadas, ligeras y flexibles en contraste con las capas cristalinas de los LED. En concreto, el hecho de que las capas emisoras de un OLED sean más ligeras hace que su sustrato pueda ser flexible (por desgracia estas mismas cualidades son características que no permiten alcanzar en calidad al LED).

De lograr una mejora sustancial a corto o mediano plazo respecto a su rendimiento y costos de fabricación, podríamos considerar como tentadoras algunas de sus promesas, ya sea su capacidad para dar mayor uniformidad en el área de distribución (reduciendo de este modo la necesidad de ópticas o difusores), la posibilidad de un CRI mayor a 90, un mejor control del calor (ya que su luz se genera a partir de la recombinación radiativa de excitones con muy poco calor asociado), así como un nuevo abanico de posibilidades para el diseño de iluminación.

Es evidente que el interés por esta tecnología va por un segundo round para demostrar sus capacidades para la iluminación. Empresas como Acuity Brands y su reciente alianza con OLEDWorks, Konica Minolta y el desarrollo de nuevas aplicaciones como Lighting Paper, LG Display y sus productos Luflex, entre otros, dan cuenta de ello. Será cuestión de estar atentos a las novedades que traigan consigo.


viernes, 28 de junio de 2019

Preparan protocolo para evitar contaminación lumínica en zonas de observación astronómica

Fuente: https://www.latercera.com/que-pasa/noticia/protocolo-para-evitar-contaminacion-luminica-en-zonas-de-observacion-astronomica/717020/

El MOP plantea que la concesionaria de la Ruta 5, en el tramo La Serena-Vallenar, debe tener nueva iluminación que no afecte la investigación científica de los cielos nocturnos.

Un recambio de las luminarias a lo largo de 280 kilómetros de la Ruta 5 Norte, tiene previsto anunciar durante la jornada del eclipse solar el Ministerio de Obras Públicas (MOP) y la Oficina de Protección de Calidad de los Cielos, que reúne a los principales observatorios astronómicos del país.

Para ello, ese día, el MOP, la concesionaria y los centros astronómicos, firmarán un protocolo que contempla la instalación de 4.500 nuevos dispositivos entre Vallenar, en la Región de Atacama, y La Serena, capital de Coquimbo.

Pedro Sanhueza, representante de la Oficina de Protección de Calidad de los Cielos, que reúne a los principales centros de investigación en la materia, explicó que la medida se toma para dar cumplimiento a la norma lumínica. “Se protege la actividad astronómica, pero también la salud de las personas y el medio ambiente”, dice.

Afirma que la idea es que los focos que emiten luz de color azul (invisible el ojo humano) sean reemplazados por dispositivos que tengan un filtro de tonalidad ambar, la que permiten la observación astronómica de manera adecuada.

Los productos serán financiados por la concesionaria de la Ruta 5, la cartera de Obras Públicas y los observatorios, el que involucra un monto aproximado de $1.700 millones.

Además, las luminarias deberán ser instaladas de modo que enfoquen hacia abajo y no en dirección frontal o hacia arriba.

Ciudades
Claudio Melo, representante del Observatorio Europeo Austral (ESO), que reúne a los centros de investigación Paranal y La Silla, sostiene que la regulación de esta materia es urgente, pues “las ciudades y las industrias se expanden, por lo que cada vez hay mayor iluminación cerca de los observatorios, lo que genera una contaminación que pueda salir de control”.

Agrega que la actividad científica se ve perjudicada por el uso de estos dispositivos, pues disminuyen el contraste, lo que afecta la calidad de las imágenes captadas del universo. Así, por ejemplo, una galaxia se puede apreciar mejor cuando el fondo de la imagen es negro, nitidez que se pierde cuando llega luz de tonalidad azul.

Melo agregó que la iluminación en Coquimbo y La Serena afectan la observación en La Silla, en Coquimbo, como también la emanada de Antofagasta y de industrias mineras hacia el sector de Paranal, que se ubica a 120 kilómetros.

Respecto al protocolo para la instalación del equipamiento en la Ruta 5, el subsecretario de Obras Públicas, Lucas Palacios, afirmó que el “acuerdo implicaría el financiamiento conjunto entre las concesionarias y los centros de observación, todo lo cual estamos viabilizando a través de las gestiones del ministerio”. Añadió que las autopistas deben tener luminarias LED con filtro para “favorecer la observación astronómica y así preservar el valor científico, cultural y estratégico de la calidad del cielo nocturno del norte”.

domingo, 23 de junio de 2019

Iluminación arquitectónica del patrimonio cultural, tema de la conferencia del especialista Gustavo Villanueva

Fuente: https://inba.gob.mx/prensa/12479/iluminacion-arquitectonica-del-patrimonio-cultural-tema-de-la-conferencia-del-especialista-gustavo-villanueva

Se realizará el jueves 27 de junio, a las 19:00 horas, en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes

Organiza la Dirección de Arquitectura y Conservación del Patrimonio Artístico Inmueble del INBAL
Luz fría, cálida, intensidad, color, materiales, texturas, contrastes, todos son aspectos a tomar en consideración cuando se trata de iluminación arquitectónica, tema que abordará el arquitecto Gustavo Villanueva en la conferencia que ofrecerá el jueves 27 de junio, a las 19:00 horas, en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes.

Como parte de las actividades de la Dirección de Arquitectura y Conservación del Patrimonio Artístico Inmueble (DACPAI) del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), el especialista dictará la ponencia Iluminación Arquitectónica. Intervención al Patrimonio Artístico Inmueble.

Gustavo Villanueva, egresado de la carrera de Arquitectura por la Universidad de Guadalajara, cursó en 2006 el segundo diplomado de Iluminación arquitectónica en la UNAM y en el año 2014 el posgrado en Diseño de iluminación en la Universidad de Cataluña.

El arquitecto Villanueva, quien desde hace 15 años se ha desempeñado profesionalmente en este ramo de la arquitectura, indicó que en la conferencia abordará el tema de la iluminación del patrimonio cultural en el ámbito urbano, en exteriores e interiores.

“Iluminar la fachada de un edificio nos lleva a plantear qué aspectos debemos considerar al momento de hacerlo. Es necesario realizar un análisis profundo del inmueble, su historia, su significado y el contexto en el que se ubica, para que por medio de conceptos como contraste, temperatura de color, materiales, elementos arquitectónicos a resaltar, se pueda valorar cada uno de ellos al momento de elaborar el proyecto de iluminación”.

Mencionó que existen varios proyectos de este tipo en el ámbito urbano, como ocurre en la Alcaldía de Iztapalapa, donde el objetivo del diseñador era que los habitantes se apropiaran del espacio y disfrutaran del mismo.

En el contexto urbano es necesario iluminar las calles, lo que permite no sólo dar luz al espacio, sino crear una sensación de seguridad, poder identificar rostros y evitar contrastes de oscuridad y luz que generen incertidumbre por no saber qué hay más allá.

Respecto a la iluminación en exteriores, señaló que hay que identificar qué concepto se quiere transmitir al iluminar un espacio. Lo principal es respetar el edificio y entenderlo en su totalidad.

Mencionó el proyecto del Templo Expiatorio del Sagrado Corazón de Jesús, en León, Guanajuato, de estilo neogótico, que si tuviera una mala iluminación podría dar la ilusión de que se trata de un espacio diferente.

“Hay que darle jerarquía a cada elemento del edificio que se va a iluminar, como es el caso de los vitrales, que no sólo deben lucir de día, sino también de noche. Asimismo, se deben tomar en cuenta los materiales, si es madera o piedra, porque con el uso de la tecnología se pueden crear luces muy potentes, pero quizá no sean las más indicadas para realzar los elementos que se pretenden.

“Al iluminar un inmueble catalogado como patrimonio artístico, es necesario sopesar cada elemento para así lograr tres objetivos fundamentales: una luz para iluminar, una luz para ver y una luz para sentir”.

En opinión de Gustavo Villanueva, todo proceso de iluminación requiere respetar el edificio, realzar los elementos arquitectónicos por medio de contrastes y poder contemplar las texturas, materiales y volúmenes.

“Una luz para ver implica evitar el deslumbramiento o brillo que puede provocar un efecto adverso en el observador. Y una luz para sentir significa provocar sensaciones y emociones generadas por el propio inmueble”.

Lograr esto sólo es posible con un trabajo profesional de los diseñadores de iluminación y el uso de la tecnología adecuada que permita alcanzar el resultado esperado en cada proyecto, concluyó el arquitecto.

Philips presentó sus lámparas que transmiten Internet

Fuente: https://www.elsol.com.ar/philips-presento-sus-lamparas-que-transmiten-internet

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1561244612288philips%20truelifi.jpg

El fabricante de productos eléctricos planea masificar la tecnología Li-Fi, mediante la cual se entrega Internet a través de la luz.

Signify, la compañía anteriormente conocida como Philips Lighting que produce luces inteligentes con la marca Hue, ha anunciado una nueva gama de luces llamada “Truelifi” que transmiten Internet mediante la tecnología Li-Fi.

Son capaces de transmitir datos a dispositivos como computadoras a velocidades de hasta 150 Mbps utilizando ondas de luz, en lugar de las señales de radio utilizadas por 4G o Wi-Fi.

La gama de productos consistirá tanto en nuevas luces como en transceptores que se pueden adaptar a la iluminación existente.

La tecnología también se puede utilizar para conectar de forma inalámbrica dos puntos fijos con velocidades de datos de hasta 250 Mbps.

Signify, un proveedor líder de iluminación, está orientado inicialmente hacia mercados profesionales como edificios de oficinas y hospitales en lugar de hogares, donde tiene el potencial de llegar a un público mucho más amplio.

La tecnología Li-Fi ha existido durante años, pero hasta ahora no ha despegado.

La mayoría de los dispositivos conectados a Internet, como la notebooks y los teléfonos, necesitan un adaptador externo para recibir datos a través del sistema Li-Fi. Por esto es necesario conectar un accesorio USB al dispositivo para recibir una señal Li-Fi de los focos Truelifi.

En circunstancias adecuadas, el uso de la luz por parte de las Li-Fi en lugar de las señales de radio para transmitir datos tiene sus ventajas. Por ejemplo, se puede utilizar en áreas donde puede haber mucha interferencia de radiofrecuencia, o en lugares como hospitales donde la RF puede interferir con máquinas sensibles. Aunque las señales Li-Fi pueden bloquearse fácilmente, esta desventaja puede ser una ventaja para las aplicaciones de seguridad, ya que tiene mucho más control sobre el lugar donde se propaga la red.

miércoles, 5 de junio de 2019

5 motivos para proteger nuestro medio ambiente gracias a las luces LED

Fuente: https://www.diariorenovables.com/2019/05/motivos-medio-ambiente-luces-LED.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+diariorenovables%2FeuOv+%28Diariorenovables%29
Gentileza del Ing. Ricardo Berizzo (www.transporteelectrico.blogspot.com.ar)


Al contrario que hace unos años, las luces LED se han convertido en algo realmente habitual en la gran mayoría de casas. Muchísima gente las utiliza por múltiples motivos, pero lo cierto es que uno de los que más nos debería preocupar e interesar es el enorme beneficio que le supone al medio ambiente.

Las luces LED se utilizan para una gran cantidad de cosas, siendo muy destacadas las campanas LED para uso industrial.

En este artículo, vamos a hablar de cinco motivos que serán más que suficientes para decidirnos a usar la luz LED. Razones que harán que no dudemos en prestarle una ayuda al medio ambiente y, a la larga, a nosotros mismos.

1. Mayor eficiencia energética
En primer lugar, tenemos que hablar del consumo energético de las luces LED. Mientras que las luces tradicionales, como las incandescentes o las fluorescentes tienen un consumo energético exagerado, con las luces LED ahorramos una gran cantidad de energía.

El ahorro de energía es un asunto de importancia mundial, ya que las reservas de energías no renovables comienzan a agotarse. Por otra parte, la mayor parte de la energía LED (en torno al 95%) se presenta en forma de luz, y solo un 5% en forma de calor.

2. No son tóxicas
Las luces tradicionales tienen una gran cantidad de elementos tóxicos, que empeoran el medio ambiente, no solo durante su tiempo de uso, sino también una vez que acaban su vida útil. Uno de los elementos más tóxicos de las bombillas es el mercurio, que perjudica seriamente nuestra salud.

En contraparte, las luces LED no contienen ninguno de estos elementos tan tóxicos y son completamente respetuosas con nuestra salud.

3. Necesitaremos menos bombillas
 Una luz LED ilumina mucho más y de forma más eficiente que una luz tradicional. Esto significa que para iluminar una habitación no será necesario tener tantas bombillas, y en una habitación mediana o pequeña siempre nos valdrá con una.

Debido a esto, el gasto energético será menor y esto tendrá un impacto positivo en el medio ambiente.

 4. Duran mucho más
Sin duda una de las ventajas que más vamos a notar si usamos luces LED es que estas duran muchísimo más que las luces convencionales. Esto supondrá un menor gasto económico por nuestra parte, ya que tendremos que reemplazarlas con una menor frecuencia. Del mismo modo, también tendremos un menor gasto en facturas.

5. Tenemos una gran variedad de luces LED a nuestro alcance
Por si todas estas razones fueran poco, la realidad es que tenemos una enorme cantidad de opciones de luces LED a nuestro alcance, según nuestros intereses, presupuesto y necesidades.

Cada una de ellas con una potencia determinada y un gasto energético que, ya sea mayor o menor, siempre será tremendamente eficiente. Podremos elegir bombillas de luz más cálida o de una luz más fría y más brillante. Tenemos opciones para todos los gustos a un precio cada vez más económico.